Más de 16000 Pisos y Viviendas Turísticas Registradas en el Centro de Madrid

 

Hasta 53.803 turistas podría acoger la capital sólo con las plazas que en enero publicitaba Airbnb en un total de 16.313 viviendas, según los datos extraídos de Inside Airbnb. A esta foto fija se suman los datos del proyecto colaborativo DataHippo, lanzados en abril, que apuntan una cifra más elevada: 63.518 plazas en 19.655 anuncios recopilados en distintas fechas, desde finales de 2017 hasta este mes. El análisis muestra que Airbnb acapara el 80% de la oferta de alquiler vacacional en la ciudad, muy por encima de Homeaway. La capacidad en plazas hoteleras en la capital asciende a 83.416, según datos del Instituto Nacional de Estadística.

 

En el distrito Centro, que copa la oferta, había en enero 8.474 viviendas anuncias, de las cuales 6.386 se alquilaban completas. Restando aquellos anuncios que no tuvieron ninguna valoración en todo 2017 y por tanto podrían estar inactivos, son 5.240 los hogares que el alquiler vacacional resta al mercado en el distrito. Alojados en casas y teniendo en cuenta todos los anuncios, cabrían 23 turistas por cada 100 vecinos. En el barrio de Sol, el ratio se eleva a casi 66 por cada 100. Le siguen Cortes (Huertas y Barrio de las Letras), Palacio, Justicia (Chueca), Universidad (Malasaña) y Embajadores. Sin contar las viviendas vacías, que según el último censo de 2011 ascendían a 11.200, el 20% del total de las plazas en las casas, sumando el número de habitantes y de capacidad de Airbnb, estaría dedicado al alquiler vacacional.

 

"Lo que molesta no son los turistas, sino la especulación", apuntaba Luis Alonso, miembro de la plataforma vecinal "Lavapiés, ¿dónde vas?", en la sesión sobre la turistificación organizada en Medialab Prado el viernes 21 de abril. Precisamente en Lavapiés, perteneciente a Embajadores, se acumula gran parte de la oferta de pisos turísticos de ese barrio, que por su amplia extensión y mayor número de viviendas y vecinos, arroja una tasa de "presión" más baja que otros, pero que en podría ser más alta en la zona. Embajadores es, también, el barrio que más población pierde desde 2010: más de 4.000 vecinos han abandonado sus hogares, que hoy pueden ser ocupados por turistas.

 

El sociólogo Javier Gil, que investiga Airbnb, apunta que "en ninguna ciudad del mundo hay tanta concentración de Airbnb en un solo distrito como en Madrid". Según su análisis de los datos de Inside Airbnb, el panorama "está controlado por empresas especializadas y grandes propietarios de vivienda. Un 75% de los usuarios tienen una única oferta, pero sólo representan el 45% del mercado".

 

Coincide que los barrios con mayor presión turística están entre aquellos con el precio del metro cuadrado más alto de la capital, entre 18 y 21 euros, según el análisis de datos de Idealista extraídos con la herramienta Idealisto. El centro nunca fue barato, pero el metro cuadrado es hoy más caro en Lavapiés que en Almagro.

 

Si se tienen en cuenta las plazas hoteleras, los vecinos del centro ya señalaban en enero que hay una plaza para turistas por cada dos habitantes. Una investigación realizada para analizar el fenómeno en la ciudad de Barcelona mostró que en determinadas zonas la proporción era de uno a uno en la ciudad condal. Sin contar con los hoteles, en el distrito habría plazas para un turista por cada cuatro vecinos.

 

Sin presupuesto para la inspección de las viviendas turísticas

 

Puerta a puerta. Es el procedimiento por el cual el Ayuntamiento de Madrid tendría que comprobar si el uso de una vivienda es residencial o turístico. En enero había en la capital más de 16.000 anuncios en Airbnb, 3.000 más que el pasado agosto. De estos, sólo algo más de 1.000, indican tener licencia de explotación como Vivienda de Uso Turístico (VUT) o